viernes, 12 de noviembre de 2010

Génesis transfractal



Después de perseguir ismos parceladores de la conciencia, apenas ayer tan necesarios senderos de exploración para el desvelamiento de sí misma, el ojo que percibe percibiéndose ha levantado su cuerno y contempla la expansión.
Ha salido de la enajenante miopía que produce correr tras únicos sentidos a través de canales parciales y siente la axialidad del mundo en la ubicuidad de su centro.
La partícula que vibra sobre sí misma redescubre la hondura penetrante de sus ondas, la esfericidad arbórea de su dinámica inexorable.
Todo parece detenerse, ya no es el junco sino el hueco, el vientre disolviendo su luz virgen en el todo de la nada.

7 comentarios:

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...sabes
ARKHA
tengo una caracola
que después
de mucho mirar
conseguí oir
el halo
del mar y
ahora siempre
que me la veo
voy a escuchar...


desde mis horas rotas
feliz de volcer a estar
aquí querido amigo :


j.r.s.

M. Carme dijo...

Nos falta mucho para comprender nuestra participación en este todo,mucha espiritualidad queda por descubrir, en nosotros mismos, para poder unirnos a la de los demás y conseguir asi pequeños pero importantes logros.

Yahaira Valverde dijo...

Espero que retomes tu blog o al menos te des un tiempo para ello en lo que puedas. es una obra maravillosa que has creado en él. Y aunque cambiamos de actividades y la rutina nos haga alejarnos del centro del todo, siempre es bueno ojear lo que creamos.

Sinceramente espero puedas retomarlo, has hecho un trabajo grandioso aquí.

Tus fractales son una maravilla y hacen falta tus palabras para que le pongas la decoración correcta.

Cuídate mucho y abrazos.
Tu mascota me saluda, está muy mona.

yo soy el que soy dijo...

que arte bonita, mi pensadora profunda, es un placer pasar por aquí.
un abrazo
el poeta:gonzalo

Anónimo dijo...

Me gusta intentar descubrir la conciencia,sus secretos,los deslices que permanecen más ocultos...Y sigo leyéndote y me remonto al "ser o no ser", a esa nada de la que partimos y volvemos sin siquiera darnos cuenta.

Filosofar...Tu prosa invita a esas reflexiones profundas en las que uno lo que menos desea es encontrarse consigo mismo...

Profndo, sabio, increíble tu escrito.

Un besito, Flor

Addahia Etayan dijo...

Gracias.

Anónimo dijo...

He husmeado tu blog y sorprendido por nuestras afinidades verbo-imaginales, tb fui fan de Hokkusai y su gran ola...me gustáría saber más de ti.
aliciasilvestre.blogia.com