lunes, 31 de agosto de 2009

El Tesoro de Imágenes

Cáliz

Encontrar las palabras o, mejor aún, que las palabras se encuentren a sí mismas en el espacio ubícuo del blanco inexistente donde derramamos nuestras sombras, es un oficio de fantasmas. Cuando las palabras nombran sólo aluden, y las alusiones, ilusiones son de lo que no puede ser nombrado. Aún así, las palabras como indicadoras de algo son recipientes que más que vaciar hay que llenar. Para llenar una palabra debemos estar llenos de nada, repletos de vacío, pues el vacío es el vientre de todos los cuencos, el vientre de los vientres. Escribámosnos pues, sólo con palabras llenas de Eso.

2 comentarios:

Yahaira dijo...

Es lo más triste que he visto, en todo este tiempo, me causo mucha tristeza cuando lo vi desde mi blog.

EL caliz lo llevamos todo. Sabes lo que me dijo el I ching, bueno dese hace dos semanas que es como si estuvieramos nadando en contra de la corriente por lo tanto el tiempo no es favorable.

Algo más será el tiempo desfavorable pero siempre estoy aqui.

Me olvidaba es una imagen realmente impactante, me gusta. saludos.

Arkha dijo...

El cáliz, es verde y no lo es, el licor es verde y no lo es, la naturaleza es verde y no lo es.