sábado, 21 de marzo de 2009

El Mysterium Magnum

Gematra

Más allá de lo que se ve y lo que no se ve, en lo más profundo del último cielo abismal y al mismo tiempo abarcándolo todo, reina el misterio insondable y espléndido del Absoluto. Cada partícula concebible e inconcebible lleva en el vientre del corazón de sus núcleos más íntimos Su impronta. Ese latido, esa pulso que vibra con una voz extraña y lejana, pero a la vez tan atrayente y confusamente familiar, como la voz del agua y el fuego que a todos atrapa con sus vislumbres de recuerdo arcano en la punta de nuestras lenguas. Bienaventurado quien escucha el llamado y se apresta a su encuentro, pues la vida no es tal para quienes oyendo no ven y viendo no oyen.
Emprendamos pues el viaje inmóvil por los senderos de nuestras raíces derramadas, convirtamos, por la gracia del Altísimo, la piedra en aveluz que corone el árbol de nuestras vidas.

Equinoxio de Primavera 2009.